lunes, 15 de febrero de 2010

Benedicto XVI y la Cuaresma que comienza, extracto

Mis extractos y surayado.

Cada año, con ocasión de la Cuaresma, la Iglesia nos invita a una sincera revisión de nuestra vida a la luz de las enseñanzas evangélicas.

(…) Aquello de lo que el hombre tiene más necesidad no se le puede garantizar por ley. Para gozar de una existencia en plenitud, necesita algo más íntimo que se le puede conceder sólo gratuitamente: podríamos decir que el hombre vive del amor que sólo Dios, que lo ha creado a su imagen y semejanza, puede comunicarle.

(…) ¿qué justicia existe dónde el justo muere en lugar del culpable y el culpable recibe en cambio la bendición que corresponde al justo? Cada uno no recibe de este modo lo contrario de "lo suyo"? En realidad, aquí se manifiesta la justicia divina, profundamente distinta de la humana. Dios ha pagado por nosotros en su Hijo el precio del rescate, un precio verdaderamente exorbitante. Frente a la justicia de la Cruz, el hombre se puede rebelar, porque pone de manifiesto que el hombre no es un ser autárquico, sino que necesita de Otro para ser plenamente él mismo. Convertirse a Cristo, creer en el Evangelio, significa precisamente esto: salir de la ilusión de la autosuficiencia para descubrir y aceptar la propia indigencia, indigencia de los demás y de Dios, exigencia de su perdón y de su amistad.

Precisamente por la fuerza de esta experiencia, el cristiano se ve impulsado a contribuir a la formación de sociedades justas, donde todos reciban lo necesario para vivir según su propia dignidad de hombres y donde la justicia sea vivificada por el amor.

(Benedicto XVI, Mensaje del Papa para la Cuaresma de 2010, 30-X-2009).

2 comentarios:

MARISELA dijo...

Hola hermana: ya se le extrañaba por acá. Espero que esté bien, ya veo que activa en la lectura del Papa. A mi me ha gustado lo que he leído de la nueva Encíclica Cáritas in Veritate, pues aboga por los pobres y se ve preocupado por su rebaño. Aquí cada vez se institucionaliza cada vez más la crítica desde el gobierno, que marca las pautas, a la Iglesia Católica. Ya no hay un programa donde no se ridiculice y se tergiverse lo que dicen los obispos o cualquiera que pertenezca a ella. Pero cada vez estamos más apretados, como el trigo en la espiga, gracias al Espíritu.
Un saludo desde España y siga escribiendo, que nos hace mucho bien a los que le leemos.

Profeballa dijo...

Mil gracias MArisela. Es hermano no hermana, pero no pasa nada.
ME he dedicado màs a mi otro blog, este lo tenìa abandonado.
Un abrazo!
Excelente Encìclica, dejè unos comentarios por acà. Si quieres te pasas por antiguos posts y los lees.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...