martes, 21 de julio de 2009

La superación a la pobreza. Extractos y comentarios a la Encíclica "Caritas in veritate" (2009) de Benedicto XVI (IX)

Mi selección (lo que considero más importante):

27. (...) . Apoyando a los países económicamente pobres mediante planes de financiación inspirados en la solidaridad, con el fin de que ellos mismos puedan satisfacer las necesidades de bienes de consumo y desarrollo de los propios ciudadanos, no sólo se puede producir un verdadero crecimiento económico, sino que se puede contribuir también a sostener la capacidad productiva de los países ricos, que corre peligro de quedar comprometida por la crisis.
28. (...) La apertura a la vida está en el centro del verdadero desarrollo. Cuando una sociedad se encamina hacia la negación y la supresión de la vida, acaba por no encontrar la motivación y la energía necesaria para esforzarse en el servicio del verdadero bien del hombre. Si se pierde la sensibilidad personal y social para acoger una nueva vida, también se marchitan otras formas de acogida provechosas para la vida social[67]. La acogida de la vida forja las energías morales y capacita para la ayuda recíproca. Fomentando la apertura a la vida, los pueblos ricos pueden comprender mejor las necesidades de los que son pobres, evitar el empleo de ingentes recursos económicos e intelectuales para satisfacer deseos egoístas entre los propios ciudadanos y promover, por el contrario, buenas actuaciones en la perspectiva de una producción moralmente sana y solidaria, en el respeto del derecho fundamental de cada pueblo y cada persona a la vida.
29. (...) La violencia frena el desarrollo auténtico e impide la evolución de los pueblos hacia un mayor bienestar socioeconómico y espiritual. Esto ocurre especialmente con el terrorismo de inspiración fundamentalista[69], que causa dolor, devastación y muerte, bloquea el diálogo entre las naciones y desvía grandes recursos de su empleo pacífico y civil. No obstante, se ha de añadir que, además del fanatismo religioso que impide el ejercicio del derecho a la libertad de religión en algunos ambientes, también la promoción programada de la indiferencia religiosa o del ateísmo práctico por parte de muchos países contrasta con las necesidades del desarrollo de los pueblos, sustrayéndoles bienes espirituales y humanos. (...) Éste es el daño que el «superdesarrollo»[72] produce al desarrollo auténtico, cuando va acompañado por el «subdesarrollo moral»[73].
Mi comentario:

27. Este párrafo lo dice todo, porque señala como solución a la pobreza tres aspectos fundamentales:
- Solidaridad con planes de financiamiento (no hablamos de regalar dinero, sino de apoyar con financiamiento),
- Los pobres deben resolver sus problemas, rechazo por tanto al ASISTENCIALISMO,
- La meta es "producir un verdadero crecimiento económico",
- Los países ricos deben estar conscientes que el desarrollo de los pobres permitirá "sostener su capacidad productiva".
La pobreza no debe resolverse con el ASISTENCIALISMO, sino con el libre mercardo; dirìamos en lenguaje liberal.
28 "Si se pierde la sensibilidad personal y social para acoger una nueva vida, también se marchitan otras formas de acogida provechosas para la vida social[67]." Está claro, nada que comentar.
29. El desarrollo es libertad religiosa y la no promoción del ateísmo.

2 comentarios:

MARISELA dijo...

Paz y bien: es bueno que todos leamos esta Encíclica que, como las otras, dejará huellas en el pensamiento de aquellos que seguimos a Cristo y en los que dirigen el mundo.
En mi blog hay premios que quiero ocmpartir con mis amigos, así que puedes pasarte por allá y recogerlo.
Abrazo en Cristo Jesús.

PRofeballa dijo...

Mil gracias!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...